A las fuerzas populares que se aprestan a combatir el alzamiento derechista en el hermano Pueblo de Bolivia.

Nuevamente sectores retardatarios que odian al pueblo pobre y a los originarios, junto a la OEA y el imperialismo norteamericano, se han alzado para detener este proceso de cambios que ha colocado a Bolivia en el camino de un verdadero desarrollo y transformaciones profundas, que han hecho retroceder el capitalismo neoliberal; pero que como vemos no ha sido vencido en su totalidad.

No hay que permitir que los sectores neoliberales y derechistas vuelvan a dominar Bolivia, como ha sucedido en Chile.

El sostén de este golpe de estado han sido los militares y la policía, en las cuales jamás las fuerzas populares deben confiar, son formadas por los norteamericanos en la doctrina de seguridad nacional, donde el enemigo son sus propios pueblos. Ahora serán la fuerza principal que perseguirá a nuestros hermanos.

Decimos que la mesura tiene sus límites cuando el enemigo es racista, criminal y no cree en las mayorías. Cada vez que estos hechos se producen en el marco de los intentos populares de transformación, se descubre que solo la firmeza y decisión de las masas organizadas es la respuesta y debe ser capaz de defenderse.

Los combates del pueblo chileno y los esfuerzos por salir de esta dominación capitalista desalmada y criminal y que está costando tanto sufrimiento, es la orden del día, como la convicción que solo los pueblos movilizados y actuando desde sus propios intereses son los garantes de la paz social.

Desde nuestra posición de apoyo al proceso de cambio, estamos atentos a los sucesos que ocurren en Bolivia.

Reiteramos nuestro compromiso y afecto atodos nuestros hermanos y hermanas bolivianas que resisten la embestida oligárquica e imperial y reafirmamos nuestra Solidaridad inclaudicable de pueblo a pueblo.

 

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez

 

Chile, 10 de noviembre del 2019